Skip to main content
on 12 Jun 2020 1:49 PM

Méndez agradece el trabajo de la Hermandad de Donantes de Sangre y la solidaridad de los vecinos que extienden su brazo para salvar vidas, y anuncia que la fachada del Ayuntamiento se iluminará en color rojo en la noche del sábado al domingo.

La concejala de Salud de Santander, Noemí Méndez, ha animado este viernes a donar sangre “para que el mundo sea un lugar más saludable”. Así se ha manifestado con motivo de su asistencia al acto central del Día Mundial del Donantes de Sangre que se celebrará el próximo domingo, 14 de junio.

Organizado por la Hermandad de Donantes de Sangre de Cantabria, se ha celebrado en el Hall del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, lugar donde tiene su sede esta entidad que cuenta con la Medalla de Oro del Ayuntamiento de Santander por su labor en favor de la donación altruista de sangre.

Durante la jornada, que ha comenzado con la intervención del presidente de la Hermandad Ignacio Álvarez Holguera, los asistentes han participado en la plantación del árbol “Solidaridad” en señal de agradecimiento a los donantes de sangre.

“A pesar de la situación de alerta sanitaria que estamos viviendo, es necesario que perdamos el miedo y sigamos acudiendo a donar, por eso hago un llamamiento a la solidaridad de todos los santanderinos y cántabros para que continúen salvando vidas”, ha asegurado Méndez.

La edil ha agradecido el trabajo de la hermandad y la solidaridad de los vecinos que extienden su brazo para salvar vidas, y ha anunciado que la ciudad se sumará a esta jornada iluminando en color rojo la fachada del Ayuntamiento en la noche del sábado al domingo.

“Pocas acciones puede haber tan sencillas y, al mismo tiempo, tan generosas”, ha afirmado la responsable municipal, y ha puesto en valor las miles de veces que los santanderinos y el resto de cántabros han hecho ese gesto para entregar su sangre a cambio únicamente de la satisfacción de saber que han contribuido a que alguien recupere su salud.

Según ha asegurado, en plena crisis sanitaria por la covid-19 estamos en el momento más oportuno para concienciar a la sociedad de la necesidad de donar sangre, como un hábito que forme parte de nuestras vidas. “A quienes cumplan los requisitos, les pido que se impliquen en ayudar siendo conscientes de que pueden salvar una vida o incluso varias”, ha insistido.

La concejala ha mostrado el apoyo de la ciudad a la Hermandad de Donantes de Sangre de Cantabria y ha destacado que nuestra comunidad sea autosuficiente en lo que a recursos de sangre se refiere.

“Animo a los donantes a seguir siendo la fuerza que mueve esta cadena de solidaridad, que espero que cada día sea mayor, que no tengan miedo de acudir en estas circunstancias a donar porque la hermandad está preparada para hacerlo con toda la seguridad que requiere la alerta sanitaria”, ha añadido.

Día mundial del Donante de Sangre

El Día Mundial del Donante de Sangre, se celebra el 14 de junio de cada año para sensibilizar y concienciar a la población mundial de la importancia de donar sangre y de esta manera contribuir con la salud de las personas que necesitan transfusiones, sobre todo para realizar tratamientos de pacientes con enfermedades crónicas y para realizar intervenciones quirúrgicas.

La fecha conmemora el nacimiento de Karl Landsteiner, patólogo y biólogo austríaco, que descubrió y tipificó los grupos sanguíneos, motivo por el cual se le concedió el Premio Nobel de Medicina en 1930.

La campaña de este año, bajo el título “La sangre segura salva más vida” busca crear conciencia para que cada vez más personas de manera voluntaria sirvan como donantes, garantizando así productos sanguíneos de calidad, no sólo en los casos de emergencia sino para pacientes que necesitan tratamientos de forma periódica.

Con esta jornada, se quiere además hacer un llamamiento a los organismos encargados de la salud a nivel mundial y también a los gobiernos para crear los medios idóneos para la recolección, supervisión y vigilancia permanente para que estas donaciones de sangre puedan llegar a las personas que la necesitan y se logre un uso equitativo y justo para mejorar la salud de los afectados.