Skip to main content

Personas mayores

Promoción salud / Envejecimiento activo y positivo

INTRODUCCIÓN

La OMS ha definido el envejecimiento activo como “el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen” (OMS, 2002).

La salud es un constructo activo y cambiante en el ciclo de la vida. Existen un conjunto de factores determinantes que condicionan el estado de salud y perfilan la diversidad del colectivo, sus necesidades y expectativas, así como los recursos que precisan. 

 

PREMISAS INICIALES

Para atender las necesidades de salud del colectivo de personas adultas mayores en Santander se han tenido en cuenta las siguientes consideraciones: 

El trabajo se enmarca también en la Red de Ciudades Amigables con las personas mayores y en la Red de Ciudades Saludables, ambas promovidas por la  Organización Mundial de la Salud.  

El Ayuntamiento de Santander plantea la salud de la población adulta mayor con la siguiente perspectiva de partida: 


OBJETIVOS

Las acciones de promoción de la salud priorizadas para el colectivo de personas adultas mayores en el municipio de Santander se sustentan en 3 objetivos: 

La complejidad y diversidad de la atención a la salud del colectivo conlleva un trabajo intersectorial de diferentes áreas municipales que abordan el bienestar y la calidad de vida desde una perspectiva multidisciplinar. 

Desde el área de salud se asume la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, la discapacidad y la dependencia teniendo en cuenta la evidencia científica  para mantener y mejorar la salud. 

 

ACCIONES PROMOTORAS / PROGRAMAS

Entre las acciones desarrolladas se encuentra:  

Proyecto NUPHYCO

Para el estudio de la calidad de vida relacionada con la salud y la situación nutricional, funcional y cognitivo –afectiva de la población de edad igual o mayor de 70 años de nuestro municipio, así como la adecuación de los recursos municipales de vida saludable a las necesidades objetivas y percibidas por dicha población. 

En él se identificaron los principales problemas y necesidades de salud de las personas mayores de Santander y  el conocimiento y uso de los recursos municipales.  Ha sentado las bases para diferentes intervenciones que se han ido ajustando a los recursos disponibles. 

 

Adhesión a la Red de ciudades amigables con las personas mayores

Promovida por la Organización Mundial de la Salud a través del IMSERSO. 

Desde diciembre de 2012, Santander, pertenece a esta Red. Con su adhesión, la ciudad asume el compromiso de mejorar la calidad de vida de las personas mayores mediante acciones que promuevan la participación y la seguridad en todas las generaciones, de manera que faciliten una vida más larga y activa, llena de oportunidades.  

Metodológicamente parte 3 pilares:

Bajo estas premisas, se van realizando acciones como: 

 

Programa de Atención a la Memoria y al Deterioro Cognitivo

La pérdida de la memoria y de otras funciones cognitivas como la habilidad para aprender y recordar; para organizar, planificar y resolver problemas; para concentrarse, mantener y distribuir la atención; para entender y emplear el lenguaje; para realizar cálculos; o para percibir y reconocer correctamente el entorno, son un importante problema de salud mental y física, y uno de los principales temores de la población adulta mayor.  

Para abordarlo se plantean: 

 

Programa de prevención fragilidad y caídas

La fragilidad se ha definido como el estado en el que la reserva fisiológica está disminuida, llevando asociado un riesgo de incapacidad (Buchner, 1992). 

Se trata de un proceso en el que las reservas del individuo no son suficientes y provocan un proceso de deterioro funcional que lo sitúa en un estado de vulnerabilidad y progresiva dependencia. 

La fragilidad puede prevenirse y en muchas ocasiones puede ser reversible. Para ello es necesario atender a los principales factores de riesgo que lo condicionan, tales como las alteraciones del equilibrio y la marcha, la inactividad, inmovilidad o los déficits  nutricionales entre otros. Educar a las personas mayores para prevenir la fragilidad asi como a su cuidadores, mejorar y adaptar el entorno favorecen la prevención de la fragilidad y promueven la autonomía evitando situaciones de dependencia. 

El Ayuntamiento de Santander aborda esta línea de apoyo a los mayores con: 

 

Programas de Promoción y educación para la salud ante las enfermedades crónicas

La salud es un bien que se percibe en relación a la capacidad de las personas para acceder a recursos necesarios para lograr el bienestar en tres áreas de funcionalidad: física, psicológica (cognitiva y afectiva) y social. 

El envejecimiento de la población  avanza de manera paralela al aumento de la patología crónica que conlleva repercusiones sociosanitarias importantes, en la esfera individual con deterioro físico y funcional; en la esfera familiar y social por el aumento del grado de dependencia que implican cuidados y carga familiar y en la esfera social por el importante gasto  en recursos sociosanitarios para atender las necesidades derivadas de las enfermedades crónicas. 

La promoción de la salud debe ocuparse de todos los estratos de población y de todas las condiciones de salud puesto que su objetivo es mejorar la salud y la calidad de vida de las personas y colectividades. 

Para ello se tienen en cuenta 3 grupos de población: 

Las actuaciones para promover la salud ante las enfermedades crónicas y sus consecuencias, van dirigidas a corregir factores de terminantes de la enfermedad mediante procesos de información y educación para la salud de las personas mayores con patología crónica y su entorno.  

 

Esto se materializa en: